Phoenix Wright: Ace Attorney

31 agosto 2009

Phoenix Wright

SINOPSIS

A pesar de su a priori original propuesta, lo cierto es que Phoenix Wright no es una nueva cara entre las creaciones de Capcom, ya que ha visitado con anterioridad Game Boy Advance en tres ocasiones, además de haber contado con ports para PC de las tres entregas. Sin embargo, no ha sido hasta la llegada de esta entrega para Nintendo DS que la saga ha salido de Japón, y los usuarios somos afortunados de que al fin lo haya hecho.

De hecho, esta entrega adaptada a la doble pantalla de la portátil de Nintendo es un remake de la primera entrega que ha visto la luz en su momento en GBA bajo el título de Gyakuten Saiban. Claro está, parece que el uso de DS podría ser muy limitado al estar basado en un título anterior, pero nada más lejos de la realidad, ya que se ha visto ampliado, mejorado y retocado lo suficiente como para brillar con luz propia en el catálogo de la consola.

Cabe destacar el duro camino que ha recorrido el juego antes de su esperado lanzamiento. Previsto en un principio para marzo de 2006, numerosos retrasos han ido provocando que llegue a nosotros casi un año más tarde. El principal motivo fue la traducción del título a nuestro idioma, algo por lo que no nos importa esperar, antes de que nos llegase en inglés y francés, como habría ocurrido de ser lanzado en su fecha original.

Phoenix_Wright

Los inicios de Wright
Phoenix Wright es un joven abogado que, al principio del juego, se enfrenta a su primer caso, ayudado por su mentora, Mia Fey. Un caso bastante enrevesado pero del que Wright, con la ayuda de Mia, es capaz de sacar a relucir la verdad y darle la vuelta al veredicto, comenzando una imparable carrera de victorias en los tribunales, para fortuna de sus siempre inocentes defendidos.

Porque nuestro personaje es un abogado defensor que deberá enfrentarse a los fiscales más duros del distrito. Además, por circunstancias argumentales, a partir del segundo caso no contará con la ayuda de su guía, aunque sí con la de su hermana pequeña, Maya, que hereda el bufete de abogados, convirtiéndose en una compañera ideal, aunque de mentalidad algo infantil, que hará que Wright se llegue a desesperar en alguna ocasión que otra.

El juego, de este modo, nos propone cuatro casos distintos, cada uno con su propia historia, cada vez más enrevesada y complicada, y personajes (aunque muchos de ellos reaparecerán de un caso a otro, como Miles Edgeworth o Larry, amigos de la infancia de Wright, o el juez, que siempre será el mismo). Una vez acabados estos casos, el juego nos sorprende con un nuevo capítulo, que es la gran novedad de DS y que explota al máximo las capacidades de la consola portátil.

Phoenix_Wright_34

Sistema de juego
El modo en que se presenta Phoenix Wright es algo a lo que estamos poco habituados por nuestras tierras (quitando los más veteranos, que recordarán los antiguos juegos de PC), pero es un tipo de juego muy extendido en Japón, lo que podríamos definir como “aventura conversacional”. La idea es que vivimos la acción desde una perspectiva de primera persona, desde la cual observamos las estancias y hablamos con otros personajes.

Juicio

Cabe destacar que el juego se diferencia entre los juicios y los momentos de investigación, y en el párrafo anterior nos referíamos precisamente a este segundo momento. Deberemos hablar con el personaje que aparezca en pantalla (que se encontrará en un lugar que hayamos visitado) para obtener información, así como analizar bien los escenarios en busca de pistas, que se irán añadiendo al Acta del Juicio.

Al conseguir información y pistas, se irán abriendo nuevos lugares que podremos visitar para continuar con nuestra labor en busca de la inocencia de nuestro protegido. Esto no siempre resultará fácil, y como deberemos realizar movimientos concretos para poder avanzar, en alguna ocasión nos encontraremos dando vueltas en busca de esa pista que nos falta, y es que no podemos dejar nada sin encontrar en ninguna pantalla.

Por su parte, los juicios son mucho más vivaces y peligrosos, ya que si nos equivocamos demasiadas veces, podremos acabar perdiendo el caso, con la consecuente condena para nuestro defendido. El número de veces que nos podremos equivocar vienen siendo nuestras vidas, y como el propio juez nos indica al meter la pata, deberemos pensar bien nuestras acusaciones y acciones antes de hacerlas.

La clave en los juicios estará en analizar bien las pruebas y evidencias que hayamos encontrado durante la investigación y utilizarlas durante las declaraciones de los testigos para hacer ver que mienten o que distorsionan la realidad de los hechos. También podremos presionarles sobre algo que hayan dicho intentando que amplíen su veredicto y tal vez así consigamos la declaración en la que utilizar nuestra prueba definitiva para encontrar al verdadero culpable.

Tanto en los juicios como en las investigaciones, en muchas ocasiones se nos propondrán elecciones que deberemos tomar, asumiendo las consecuencias de nuestros actos. Mientras en las investigaciones podremos rectificar si nos equivocamos, en los juicios podemos no gozar de tanta suerte, e igual una mala elección nos suponga el perder una vida.

Phoenix_Wright_37

Si bien todo esto podemos hacerlo mediante el uso de la pantalla táctil, esto no es estrictamente necesario, y se puede jugar con los controles normales. Sin embargo, es todo un detalle el poder, en medio de un juicio, utilizar el micro de la consola para realizar una protesta. En el caso específico para DS disfrutaremos, además de nuevos personajes, nuevas opciones como el análisis de las pruebas mediante la pantalla táctil y unos escenarios más elaborados que pueden presentar incluso animaciones.

Apartado técnico
Phoenix Wright se mueve mediante pantallas estáticas y personajes con distintas posiciones, que varían según la conversación y cómo les vaya afectando. Todo ello con un marcadísimo estilo manga/anime que les da más vivacidad si cabe, y plaga de humor todos los casos, conversaciones e incluso los juicios, destacando en estos la cara de Phoenix Wright cuando todo le sale mal.

Es decir, nos encontramos con un juego muy colorido, lleno de vida, en el que se echa de menos alguna que otra animación extra, pero que tratándose de una conversión muy detallada y mejorada de la versión de GBA, no se le puede reprochar mucho, y es en el caso de DS donde vemos esas animaciones que se echaban en falta, aunque sean escasas y sencillas.

Cuando pasa algo importante, la pantalla brilla, acompañada de los efectos sonoros de rigor, que son de bastante calidad, y la música puede llegar a cansar, ya que a pesar de que acompaña la acción con bastante solvencia, peca de repetición. En cuanto a las voces digitalizadas, estas han sido dobladas al español, algo sorprendente, puesto que son bastante pocas. Así, “Objection” ha pasado a ser “Protesto”, “Hold it” es ahora “Un momento”, y “Take That” se ha convertido en “Toma ya”.

A pesar de ser tres sencillas frases, han sido dobladas al español, tal vez de forma innecesaria, y aquí tiene lugar un conflicto. Y es que aquellos que hayan disfrutado de las voces inglesas, se darán cuenta de que tienen mucha más fuerza, garra y credibilidad que las españolas e, incluso, que las japonesas originales. Por contra, habrá quienes prefieran oir a los personajes hablando en una lengua comprensible, aunque sea en contadas ocasiones. Un detalle que queda ya al gusto del consumidor, pero que no puede ser modificable de ningún modo (tal vez hubiese sido preferible un selector de idioma para las voces).

En términos de jugabilidad es donde poco o nada se le puede reprochar al título, ya que tanto usando la pantalla táctil como los botones de DS, se trata de un juego realmente sencillo de llegar a dominar y gracias a sus enrevesados argumentos, llega a ser bastante adictivo y muy entretenido. Además, la duración del título es más que considerable, ya que cada caso puede durar unas horas, y el último es especialmente largo.

No obstante, hay que destacar que puede resultar pesado para muchos jugadores, sobre todo aquellos acostumbrados a la acción, ya que se trata de un juego muy lento, para tomarse con calma, con muchas, muchísimas líneas de texto que han sido traducidas al español (pudiendo elegir italiano o alemán también). Realizada de forma correcta en general, no hay nada especialmente llamativo que estropee la experiencia de juego.

Conclusión
Phoenix Wright es un gran juego para Nintendo DS que, pese a ser un remake, como no nos ha llegado la versión original, se trata de un juego totalmente inédito, por lo que podremos disfrutar de cinco apasionantes casos, a cual más retorcido y complicado, pero igualmente divertidos. Además, desprende sentido del humor por los cuatro costados, y la seriedad que se le supone a un juicio cae en el olvido.

Sin embargo, su estilo de juego tan peculiar puede no ser del agrado de todos, y la gran cantidad de texto y la lentitud del desarrollo, así como su linealidad, juegan en su contra. Además, ya ha sido lanzada en Japón una segunda parte que está repitiendo los éxitos de esta primera incursión. Seguramente, estamos ante uno de los mejores títulos que ha conocido DS hasta el momento.

Lo mejor
– Su gran sentido del humor
– Largo y complejo, para amantes de las aventuras conversacionales
– Original y sencillo de controlar
– En completo castellano

Lo peor
– Puede resultar pesado con tanto texto y su lento desarrollo
– Sólo el último caso explota el potencial de DS
– Nos llega con casi un año de retrasos
– La falta de un selector de idioma para las voces

¡Protesto, señoría!